Seguimos migrando, seguimos huyendo

Como parte de la evolución de este planeta, desde el encuentro de individuos para desarrollar una sociedad, la migración ha jugado un papel importante en el desarrollo humano y cultural. Sin ella, la economía, el mercado, la socialización y el raciocinio no existirían, sin embargo, este concepto cambia radicalmente de objetivo cuando nos enfrentamos al levantamiento de muros y al tener que emigrar por necesidad o miedo, y no por gusto.

Viajar y emigrar ya no es cuestión de aventura o de conquistar tierras y tener la posibilidad de encontrar nuevos mundos o culturas desconocidas. En la actualidad y en mayor medida, la gente tiende a salir de su lugar de origen para encontrar un mejor trabajo, buena educación o reunirse con su familia, en el mejor de los casos. Sin embargo, en otro escenario la migración se debe a la persecución, violación de los derechos humanos, guerras, hambre, factores climáticos, desastres naturales y sobre todo para encontrar una mejor calidad de vida.

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) define a un migrante como cualquier persona que se desplaza o se ha desplazado a través de una frontera internacional o dentro de un país, fuera de su lugar de residencia independientemente de: 1) su situación jurídica; 2) el carácter voluntario o involuntario de desplazamiento; 3) las causas del desplazamiento; o 4) la duración de su estancia.

Es de considerar que, en la actualidad, la cifra de migrantes internacionales crece más rápido que la población mundial (se señala a Europa y Estados Unidos como las zonas con más número de migrantes; en su mayoría hombres). Tan sólo en la última década se registraron 272 millones de migrantes, pasando de un 2.8% a un 3.5% de la población total, en comparación con años pasados.

El país que más inmigrantes recibió fue Estados Unidos, con 51 millones, seguido por Alemania, Arabia Saudita, Rusia, Reino Unido y Emiratos Árabes, con un promedio de 9 millones cada uno. Mientras que India es el país que más migraciones, con 18 millones de personas, en segundo lugar, está México con 12 millones de personas viviendo en el extranjero, seguido de chinos y rusos.

Nuestro país es el primer exportador de mano de obra barata en América Latina, a Estados Unidos, pues el 98% de la población mexicana que vive en otro país, está en nuestro vecino del norte.

La principal causa de migración entre los mexicanos es: la búsqueda de empleo, una mejor calidad de vida, tener un mayor ingreso económico para su familia, de hecho, México es el segundo lugar a nivel mundial en la recepción de remesas. La mayoría de estos migrantes son originarios de zonas rurales. El 96.2% de los municipios de este país, han experimentado la migración internacional.

A pesar de que México cuenta con diversas instituciones para la procuración de la justicia y bienestar de sus compatriotas en otros territorios, también existen programas en los países receptivos, para la mejora de las condiciones de vida del migrante, no obstante, no existe algún programa efectivo que trabaje para aminorar esta situación, al contrario, nuestro país es un gran generador de desigualdades económicas, sociales, culturales, además del grave problema de violencia y discriminación racial que aún se vive y que muchas veces es determinante para encontrar mejores oportunidades laborales.

Siendo este tema usado ya como un bastón político electoral, situación conveniente con nuestro vecino del norte, en donde más que mejorar las condiciones laborales o aceptar este suceso como algo benéfico bilateralmente, se expone como una situación de peligro y racista. Esperamos que en esta supuesta reunión que tendrá nuestro presidente, con su homólogo norteamericano, se pueda tomar en cuenta este tema, aunque por ahora, creo que no será ni siquiera mencionado.



Por Eduardo Reyes González

Imagen de Pixabay

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |