Química: ¿La prima incómoda de las ciencias?


En los últimos años, la teoría cuántica ha traído la fascinación de los jóvenes, junto con la teoría de la relatividad por la física.


La situación se pone aún más interesante cuando el joven aprendiz entiende que estas dos teorías, que describen de forma bastante razonable sus respectivos objetos de estudio (lo digo por las aproximaciones que la cuántica ha tenido que hacer para describir sistemas más complejos que el átomo de hidrogeno, y no como una ofensa), no se pueden poner de acuerdo en el momento en el que se les trata de introducir en un marco teórico en común con la gravedad, y todo colapsa, y todo se hace infinito (las resoluciones matemáticas que dan infinitos siempre son mala noticia).



La más famosa de las ciencias en el sentido divulgativo, es a mi parecer, la física, y es que, ¿Cómo no serlo cuando tienes exponentes como Niel DeGrasse Tyson, Carl Sagan, Michio Kaku, o mi favorito, Brian Greene? Vaya, incluso Bryan May, guitarrista de Queen es astrofísico. Un rockstar siendo científico.



Además, en los últimos años he sido testigo de cómo los canales divulgativos de biología y matemáticas van creciendo. He visto nacer al Dr. Pangolin y su ejército de animalitos bebé, y el ascenso en Youtube del simpático profesor Julio Alberto Ríos Gallego, mejor conocido como Julio profe, cuyo canal suma 4 millones de suscriptores.



Entonces, viene mi área: la química. Es un poco perturbador pensar que el mayor exponente a nivel mundial que hemos tenido en los últimos años haya sido Walter White: Personaje ficticio el cual es un profesor de química en un bachillerato, con un hijo con problemas motores, una esposa embarazada y cáncer de pulmón. No me malinterpreten, la historia me fascina porque es un cambio brutal el que esta persona presenta ante el inmenso poder que obtiene, llegando a cambiar sus prioridades, y haciendo planes malévolos y exactos para eliminar a todos aquellos que le quieran arrebatar su poder con el dinero. Pero, más allá de eso, ¿qué aprendimos de química? Los que somos químicos, estoy segura, habremos encontrado un simpático artículo en donde tratan de explicar la ruta mecanística de metanfetaminas a partir de metilamina, en donde se atreven a diseccionar el proceso en pasitos pequeños bien definidos por las leyes de la química.



¿Y? ¿Qué más? ¿El concepto de quiralidad que maneja apenas en un capítulo de la primera temporada? Y ya, no hay más. Se acabó la química. El único otro exponente que se me ocurre se dedicaba a la divulgación de las ciencias naturales, es Paul Zaloom, mejor conocido como Beakman. Y ahí acabaron nuestros intentos en México y tal vez Latinoamérica para acercar y hacer más amena la ciencia que me dio insomnios y muchos trabajos en cinco años.



Es peor cuando pensamos en que la información general que se conoce sobre los químicos es que hacemos explotar cosas por diversión, los derrames de petróleo o de químicos en ríos o cuerpos acuíferos potables y evidentemente la síntesis de drogas. Para ser realistas, se ven más bonitas las imágenes del universo cuántico con Brian Greene. Incluso se tiene una idea errónea que cuando el ambiente es contaminado es por indudablemente culpa de las industrias químicas y su hambre de poder. Pareciera que la culpa de que el mundo se esté yendo al diablo es de la química.



Es por esto que pienso que es importante que retomemos la divulgación de la química para poder atraer a la gente, que se interesen en los mismos temas que nosotros. Algunos de ellos son fascinantes e importantes, como el desarrollo de una vacuna efectiva contra el SARS-CoV-2, o el desarrollo de motores que funcionen a base de la combustión del hidrógeno sin que exploten para poder ser instalados en nuestros vehículos.



Quisiera describirte, estimado lector, que la ciencia de la química es amplia, de manera que tan solo en México existen seis carreras en la UNAM relacionada con ella: Química, química en alimentos, química farmacobiológica, química metalúrgica, ingeniería química, y química e ingeniería de los materiales. Las cosas que podemos hacer son amplias, y tienen aplicaciones reales.



Es especialmente desesperante cuando llegan las noticias de la dieta alcalina, y botellas de agua con pH 14 cuando una disolución de sosa caustica más concentrada apenas llega al pH 12. Cómo lograr que las personas entiendan el concepto de pH, cuando un familiar me ha preguntado cuatro veces sobre la dieta alcalina, y en todas respondí con la misma información que desmiente esto basado en 7 años de estudio.



Me parece que hemos fallado en el mundo divulgativo, y no nos ponemos de acuerdo en lo que deberíamos o no enseñar a las personas. En alguna ocasión, dando una clase de nivel bachillerato de nomenclatura, tema muy complicado que la gente entienda porque la pregunta común es: ¿y eso para qué me sirve?, por fin pude responder de manera coherente: para salvarte la vida.



Verán, cuando era una joven estudiante universitaria, me encontraba aburrida en las vacaciones sin nada que hacer, así que decidí limpiar la casa. Papá había comprado un antisarro potente, y decidí ponerme sin más a limpiar para dejar como limpia mi casa. Ventanas cerradas, yo sin ninguna protección, fregando el piso de rodillas. Y todo iba bien hasta que empecé a sentirme mareada. Creí que era el hambre y continúe, puesto que pronto llegaría mi papá y podríamos almorzar, cuando al mareo se le unió un dolor en el centro de la cabeza. Ya estaba en mi tercer semestre de la universidad, y automáticamente me detuve a leer la etiqueta de ingredientes de producto: hidróxido de amonio al 3%. Me maldije, abrí todas las ventanas, y me recosté en la sala esperando a que la intoxicación pasara.



Cuando pregunté a mi alumno: ¿Qué habría hecho él?, me dijo que continuar limpiando sin dar importancia, y yo le comenté que se habría envenenado lentamente hasta que se desmayara, esperando por un milagro que alguien lo pudiera ayudar.



Para quienes se perdieron lo que es el hidróxido de amonio, es un químico corrosivo que puede causar daño severo en los tejidos, y yo lo estaba inhalando apenas a 40 centímetros de distancia. Vaya, el conocimiento químico me salvó la vida, literalmente.



Hay un mundo maravilloso de cosas allá afuera que pueden ser explicadas por la química, ayudada por otras ramas como las matemáticas, la física, la biología. No por nada la llaman la ciencia central. Así que, mi opinión es clara: Debemos hacer más en este sentido.



Estimado lector, ¿qué te gustaría saber de la química?


Escrito por: Circe C. Hernández-Espino

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |