¡Qué vivan las salas de cine!




‘Entrar a otra realidad'; La normalidad que nos orilló a vivir meses en casa, un mundo que no sale a ver cine porque está encerrado, un lugar dónde las películas no se proyectan al aire libre, aunque meses atrás eso existía; un lugar donde no cierran estos lugares de entretenimiento por un virus, donde todos conserven sus trabajos.



La emergencia sanitaria del COVID-19 provocó que se cerraran las salas de cine, siendo afectados los cines independientes y alternativos. No se quedaron a esperar promesas políticas, así que alzaron la voz con la iniciativa: “Ayuda a que las pantallas sigan brillando”.



A través de la plataforma mexicana Donadora.org, se hacen donativos para que no desaparezca Nayar Labcinema en la ciudad de Tepic, Nayarit; El Cine Club en Playa del Carmen, Quintana Roo; Cine la Mina en Guanajuato, Guanajuato, y Cine Too en Guelatao, Oaxaca.


En las pestañas de su sitio oficial Cine Too aparece “por amor al cine” y escriben: “El cierre permanente de estas salas, más allá del periodo de contingencia, sería una fuerte pérdida para el mundo de la resistencia del otro cine: el mexicano y no comercial; y para los otros públicos: los que no tienen acceso por economía o ubicación a los cines de las grandes cadenas y buscan otro tipo de contenidos.”



El sector cultural se ha visto en riesgo por la crisis sanitaria, repercutiendo en los indicadores como el desempleo, festivales y la realización de películas. Sin embargo para que siga fluyendo el quehacer cinematográfico se ha incentivado con donativos que invitan a todos aquellos que disfrutan ver el cine en las salas.



Por Fernanda Téllez


Imagen por PIXABAY


¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |