México estanca energías verdes



Los mexicanos debemos estar preocupados, en cuestión de generación, procuración y legislación de energías renovables. En este año no hemos avanzado, al contrario, cada vez nos rezagamos más, seguimos utilizando energía fósil altamente contaminante, costosa y con el riesgo de finiquitar estos recursos, no se da la oportunidad de invertir en alternativas sustentables y con visión de futuro.

Nuestro país es una mina para el desarrollo de fuentes de energía renovables, las cuales, tienen como principal ventaja su escasa o nula contaminación y no utilizan combustibles fósiles, sino recursos naturales capaces de restaurarse ilimitadamente, además de contar con un bajo impacto ambiental, y sobre todo están al alcance; siendo el agua, el sol y el viento las materias primas que generan estas energías verdes.


México sigue explotando sus mantos petroleros hasta el punto de máxima extracción, así como gases y carbón, energías que como hemos visto a lo largo del tiempo, son altos contaminantes, produce una dependencia social y económica exagerada y que a futuro se volverá limitada.


Le siguen apostando a la compra-venta de hidrocarburos como una fuente de inversión y generación de recursos, se limita a la empresa eléctrica a ser monopólica, los parques eólicos a pesar de generar energía limpia y de bajo costo, los ven feos, se pondera la creación de presas hidráulicas sin un consentimiento social adecuado.


Se debe mejorar en la legislación para implementar más parques eólicos, llegando a un consenso ciudadano responsable y sobre todo, aprobando el beneficio económico, social y ambiental, en cada uno de los lugares donde se implemente. Estos parques, sin duda pueden generar energía suficiente para una ciudad de tamaño mediano.


La energía hidráulica es una de las más explotadas en las últimas décadas, con la construcción de presas en diferentes partes del país, pero que siguen generando conflicto ante la falta de consenso para su construcción, sin mirar completamente los contras que se tienen al reducir áreas naturales de gran valor.


Aquí se pueden ver otras fuentes de energía, como la solar, de la que más se habla actualmente, sobre todo, por el auge que ha tenido en países europeos, gracias a los paneles solares que recolectan la luz del sol, generando energía suficiente para alimentar a una casa, evitando por completo el uso de gas o electricidad.


Existen otras energías verdes como el biogás, energía alternativa que se produce biodegradando materia orgánica mediante microorganismos, produciendo un gas. Se encuentra también la biomasa, que se genera a través de la combustión de residuos orgánicos de origen animal o vegetal, el resultado se compacta generando un sustituto del carbón, la geotérmica, energía procesada a través del calor emitido por yacimientos bajo la superficie terrestre.


Actualmente, un 40% de la población mexicana carece de energía sustentable. En el 2016, México ya alcanzaba una generación del 25% total de energía verde para el consumo nacional, con un crecimiento del 80% en energías hidráulicas y un 100% en energías eólicas, para el 2020 con sus legislaciones actuales, esto puede colapsar ante la apuesta gubernamental de las energías fosilizadas, las cuales, como vimos en esta pandemia, perdieron su valor en el mercado de manera escalofriante. La energía renovable es el camino para lograr la independencia energética en México.


Es posible que un hogar pueda ser sustentable con energías verdes, instalando paneles o calentadores solares, de los residuos orgánicos generando gases reutilizables. Así mismo, se puede invertir en autos eléctricos, que, aunque todavía los costos son elevados, estos podrían disminuir, considerablemente, a mayor demanda.


Es una inversión que, a largo plazo, contribuye a generar ahorro económico y sobre todo, un cambio que genera menores emisiones de C02 al ambiente, bajando los efectos invernaderos que provocan el sobrecalentamiento terrestre.


Se ha visto que, ante mayor demanda de estas energías, se vuelven mas baratas, el estado debe también, ser partícipe de esta inversión, para que el valor sea más bajo, la demanda más alta y no depender de otros países en la venta de estos productos. Los ciudadanos se deben permitir el uso de estas energías para mejorar su calidad de vida y que el medio ambiente sea más sano.



Por Eduardo Reyes

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |