La polarización política en México



La definición de polarización política es: “Posturas extremas de ideologías”. Posturas que, desde la llegada de las elecciones en marzo de 2018 hasta el día de hoy, han sido parte esencial del presente gobierno. Tomemos como ejemplo la publicidad utilizada durante la campaña electoral; al final de esta, iba enfocada hacia el ataque de los candidatos contrarios, tanto de su imagen, como de sus ideas políticas, dejando de lado lo que el partido político haría en pro del país y de su pueblo. Una idea de publicidad que era alimentada por el mismo pueblo, un pueblo que decidió dividirse en dos bandos, denominados como “fifís” y “chairos”; llegando a la cúspide de la adoración de una imagen política con el término “AMLOver”.

Si bien, la polarización política es algo que se ha vivido siempre, desde hace más de dos años, ha sido mucho más visible en nuestro país. Las redes sociales y los medios de comunicación estaban repletos de estas posturas. La gente dejaba de prestarle atención a la política y empezaba a adueñarse de una ideología para basar su voto en esas elecciones.

Con todo esto vivido, ahora más que nunca, es evidente lo que la polarización política significa, pero ¿cuáles son los daños que pueden causarle a una nación? ¿A su pueblo? En primera instancia está lo más notable de una polarización, la división del pueblo, una división que nos encamina hacia los siguientes puntos negativos: la pérdida de imparcialidad en pro de la defensa de una figura política, la sublimación de los debates ante discusiones en las que, el único argumento utilizado es “yo tengo la razón”, el aumento del clasismo y el racismo, el odio entre individuos basados en su aceptación o negación de uno u otro partido político, entre otros.

Pero, últimamente existe una actitud a la que se le debería prestar especial atención, ya que resulta preocupante, principalmente para los jóvenes que, dentro de unos años podrán tener acceso a las votaciones electorales. El olvido, e incluso el perdón o el justificar las acciones de los partidos pasados, es decir, la gente que está en contra del actual gobierno parece olvidar las masacres de estudiantes en plazas públicas, la desaparición de miles de personas, el robo y prostitución de nuestro país y sus materias primas, esto, a favor de llevar la contraria, de identificarse bajo el nombre de un partido político.

La gente parece olvidar todo eso con tal de apoyar su ideología, de alimentar la polaridad; lo mismo que aquellos que defienden a capa y espada el actual gobierno, que apoyan el genocidio medio ambiental en pro de una estructura impulsada por el presidente, que creen que los feminicidios son una exageración apoyados por los comentarios del presidente acerca del tema, que opinan maravillas de la guardia nacional, haciendo la vista gorda ante el abuso de autoridad que, entre mas poder tenga, más abuso generará. Todo por demostrar que, o se está de un lado o de otro.

Las personas no parecen preocuparse por el país o la política en general, simplemente buscan apoyarse de algo más para crearse una identidad, creen que alzarse en contra del actual gobierno, buscando excusar al pasado es la única forma de hacer el bien dentro del país.

Nos limitamos tanto dentro de nuestros propios ideales y de nuestro “yo”, que dejamos de lado lo que de verdad importa dentro de cualquier nación, la unión de sus miembros. Si el gobierno pasado y el actual no son de fiar, ¿por qué seguir teniendo que pertenecer a uno o al otro? ¿Por qué seguir diciéndonos a nosotros mismos que solo hay una u otra opción? Dentro de esta polarización hay algo que podríamos tomar como un parteaguas, la inclusión de la mayoría del pueblo en la política.

Desde que esta división empezó, los pobladores parecieron tener más interés en lo que sucedía dentro del país, de los errores del gobierno, de las ideas descabelladas imposibles de llevar a cabo prestando atención a la capital de nuestro país. ¿No sería más ventajoso tomar estas actitudes como un medio de unión y no como una forma de atacar? Porque el pueblo no solo ataca al gobierno, también ataca a aquellos que están en desacuerdo con su opinión.

Si ya existe este despertar ¿por qué no tomarlo y hacerlo la unión que tanto necesitamos en nuestro país?

Podemos impulsarnos bajo esta división para buscar el punto de unión entre pobladores., defendiendo lo que importa en el país, sus ciudadanos; en vez de defender a políticos y partidos. La polarización no puede prevalecer, porque, junto a ella, viene el declive de una nación. Nuestra nación.


Por Nicolas Cristobal

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |