La doble moral en el abuso policial


Una patada en la cara propinada a Melanie, un adolescente de 16 años, ha dividido las redes entre comentarios de enojo y desaprobación de quienes comprenden la brutalidad policíaca como un acto inaceptable; y por otro lado, personas que aprueban estos actos en pos de lo que ellas y ellos reconocen como paz.


Más que servidores públicos, los policías y en general quienes componen el sector de seguridad tanto de campo como administrativo, son personajes sumidos en un contexto donde la violencia es moneda de cambio, se aprende y se desarrolla, ejemplificando una de las aristas de la corrupción que siempre se asoma e influye en el funcionamiento del órgano social mexicano.


Dentro de este mismo contexto también es determinante un sistema legal muchas veces ambiguo y que intensifica su ambigüedad al ser interpretado por funcionarios y sociedad en general, de maneras erróneas, abriendo lagunas que pueden ser aprovechadas, o arrinconando a los mismos funcionarios a ceder y hacer uso de violaciones de derechos humanos para cumplir con sus labores.


Si bien no podemos descartar que existan elementos de seguridad que sí promuevan la violencia y el abuso de poder por voluntad propia, debemos observar que como en muchos otros grupos de trabajo, escolares o círculos sociales, quienes no se adaptan correctamente al grupo se ven aislados y es por ello que las practicas violentas están más que normalizadas. Sin embargo, existen grupos policíacos que no comparten esta ideología que se basa en la violencia o en la intimidación.


De los mexicanos que no pertenecen al sector de seguridad, quienes desplazan su libertad de expresión y decisión, que muchas veces desconocen o temen, son quienes acreditan este tipo de actos como algo legítimo, pues aceptan una jerarquía implícita en la cual ellos se subordinan a la figura de autoridad que les brinda seguridad, a costa de limitar sus acciones, que como ya hemos visto, se desempeñan en un halo de corrupción que penetra todo el proceso.


Promover la búsqueda de conservar el orden social establecido, donde se es consciente de que la corrupción existe, la violencia se da y simplemente se espera no ser víctima de alguna salvajada o, en todo caso, estar preparada para soportar una, es un camino viable para el mexicano promedio, pues así como los policías se desarrollan en un ámbito donde la violencia y la corrupción se acepta, nosotros también, nos adaptamos para no ser aislados y para funcionar correctamente dentro del órgano social aunque este sea corrupto.


No debemos desestimar que el ataque a Melanie fue furtivo, excesivo, dañino y que pudo haber terminado mucho peor. Pero, tampoco podemos negar que el ambiente en el que los agentes de policía se desarrollan está repleto de irregularidades que hacen que este ataque esté mal por donde se vea, aunque en realidad, la mayoría de las veces, los elementos de seguridad son la herramienta que sirve para mantener la lucha por las inconformidades sociales diezmada en pos de un status quo que beneficie al estado. Además de quienes defienden este tipo de actos como algo legítimos y niegan los derechos humanos de quienes levantan la voz por la defensa de los derecho de todos.


No existen los santos ni vamos a canonizar ahora ninguna actividad. Una patada en la cara terminó por reavivar y subrayar las diferencias que nos impiden llegar a consensos y que desvían la atención de los hechos netos: es una menor de edad que estaba desarmada, tendida en el suelo, fue atacada con abuso de fuerza y hoy podemos decir que corrió con suerte, pues las consecuencias en su salud pudieron ser mayores, y quienes acreditan este tipo de actos abusivos carecen de empatía y desconocen, o niegan, el contexto en el que ellas y ellos mismos están sumidos y se desarrollan día con día. Todo esto es ejemplo de una doble moral que les permite seguir con sus vidas en un sociedad igual de contradictoria.


Por Pedro F. Villegas

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |