Enfermeras


He estado en el hospital varias veces, 4 para dar a luz y otras por diversos motivos ; en cada una he tenido la fortuna de estar rodeada de buenas enfermeras, buenas no, EXCELENTES.


La primera que recuerdo, fue la que me acompañó a dar a luz a Victoria. Era la madrugada del 16 de Septiembre del año 2000, me tomó de la mano mientras cruzábamos por el estacionamiento hacia ginecología, porque era día festivo y no estaba abierta la entrada principal, me dijo “tápate, hace frío” y yo, que estaba a minutos de parir le dije “no tengo frío” de un modo no muy amable dadas las circunstancias, pues ya tenía contracciones muy seguidas. Me dijo “Encomiéndate a la Virgen” y eso hice, cerré los ojos, mis padres se acercaron a la camilla y me despidieron. No estoy segura si fue la misma que le hizo un collar con cuentas a la bebé recién nacida como identificación, pero fue tan comprensiva al darme la mano y un consejo, que aún hoy la recuerdo .


Cuando nació Marco Vinicio, lo primero que me dijo la enfermera fue ¡que niño tan despeinado! y como las cesáreas no son cómodas me dijo, “ahorita lo peino” lo envolvió y se lo llevo a pasear, la ví enseñárselo a otras enfermeras y traerlo mucho rato, después, toda contenta, “va a ser muy comelón, ya lo vi” durante los días que estuve en el hospital lo trató muy bien y agradecí su calidez con ese flaquito despeinado.


Las enfermeras que hay en mi familia me inspiraron a escribir esto, las vi y las veo en todas las etapas de su vida personal y laboral. Todas han tenido hasta 2 trabajos, turnos locos, hijos e hijas o no; hasta enfermos en sus propias familias y todas ellas me parecen admirables.



Lo que dicen las enfermeras, lo dicen fuerte, directo, como cuando te prenden la luz para tomarte la presión y la temperatura...lo hacen por tu bien, para que sepas que están ahí, atentas y que con sus mejores trucos saldrán adelante de la falta de materiales o de apoyo dentro o fuera del hospital.


Tienen ánimo para estar en las fiestas familiares aún estando cansadas, paciencia para contar historias de hospital, para enseñar a los sobrinos que no se juega con cohetes, tienen alegría para volver cada día a ayudar a otros a sentirse mejor.


Quisiera que la sociedad siempre supiera que las enfermeras y enfermeros son ESENCIALES y que merecen nuestro mayor RESPETO, pues son como pocos humanos; SABEN que infringir dolor temporal nos dará salud a largo plazo, SABEN ser amables para ayudarnos a sobreponernos al miedo y SABEN ganarse nuestra confianza en cuestión de horas o días.


Eso no lo hace cualquiera, eso lo hacen personas con un corazón muy grande y la vocación muy puesta. Como sus cofias.


K.


¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |