El futuro incierto de las energías renovables en México

“Toda política energética debe contribuir al desarrollo económico y social de un país sin afectar significativamente al medio ambiente…” Dr. Rigoberto García Ochoa.


En el contexto actual de México mucho se ha hablado de las energías renovables, es tema de debate político y público en la administración de Andrés Manuel López Obrador. Un sector criticó severamente la decisión de la Secretaría de Energía (SENER), de limitar los proyectos e inversión de la iniciativa privada, argumentando un retroceso en las políticas públicas que deberían incentivar el desarrollo y la transformación del país hacia el futuro; mientras tanto el gobierno federal se ampara en la siguiente premisa “primero es el pueblo y después el pueblo”.


Pero, antes de entrar en materia, ¿Sabes qué son las energías renovables? De acuerdo con el Instituto para la Diversificación y ahorro de la Energía (IDAE), las energías renovables son recursos limpios y casi inagotables que proporciona la naturaleza, es decir, nuestro medio nos proporciona las fuentes y la humanidad se ha encargado de desarrollar la tecnología idónea para explotarlas; además de satisfacer una necesidad e implementar formas más eficientes de obtener energía sin dañar al medio ambiente, se ha cubierto otra, la generación de empleo. En este último rubro, de acuerdo con cifras publicadas por la ONU, para 2050 se estima una ganancia de USD $98 billones sobre el PIB mundial.

En México, una de las prioridades del gobierno federal es el rescate del sector energético y alcanzar la soberanía de este, sin embargo, la propuesta no es innovar sino mantener el uso de combustibles fósiles.


De acuerdo con datos publicados en el portal de la SENER, la 4T estableció como objetivo principal garantizar el suministro de combustibles y energía eléctrica a la población, pero con recursos nacionales, este fin se lograría a través de fortalecer y rescatar las empresas del estado (PEMEX y CFE).

"México es un país dependiente de los combustibles fósiles, cuya producción y oferta energéticas siguen estando cubiertas mayoritariamente por el gas y el petróleo". (SENER, 2016).

A pesar de los juicios, el presidente Obrador se ha mantenido renuente a someter su política ante los intereses de la iniciativa privada, bajo el argumento: “Ya no son los intereses privados los que dominan en México, por encima de ellos está el interés de la nación”. Además, su política energética busca disminuir el nivel de pobreza en este ámbito y reducir los costos de la energía eléctrica.


Es evidente que las políticas públicas implementadas por el gobierno no obedecen a intereses de particulares, pero dejando de lado la esfera económica, en materia ambiental, vale la pena resaltar que los combustibles fósiles son recursos limitados y cada año disminuyen las reservas; México ya ni siquiera figura dentro de los principales productores de petróleo a nivel mundial, como ocurrió en décadas pasadas, lo cual representa un obstáculo para el éxito del proyecto presidencial y cuyas consecuencias repercutirán directamente en la sociedad mexicana.


Fuente |

SENER, ONU, Greenpeace México, @rocionahle, Pobreza Energética en América Latina (García, R.)


¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |