Cloro.


Imagen de Clker-Free-Vector-Images en Pixabay


Día 77 de la cuarentena Una persona que ha terminado la primaria sabe que hay de varias marcas en el mercado, que no hay que bebérselo y que los domingos pasa una camioneta con altavoces a ofrecerlo a granel.

Una persona que ha terminado la secundaria sabe que es un elemento de la tabla periódica, que mancha la ropa de color y que es un método eficaz para morir (virtualmente).

Una persona de nivel superior sabe que existe como un gas amarillo-verdoso a temperaturas y presiones ordinarias, que es el segundo en reactividad entre los halógenos, que se encuentra libre en la naturaleza sólo a las temperaturas elevadas de los gases volcánicos y que se estima que 0.045% de la corteza terrestre lo contiene.

Una persona que votó por Trump lo bebió.

Este producto fue acaparado durante los primeros días del COVID-19 y como resultado observamos algunos de los pilares del capitalismo en acción:

C Postula que el ser humano, como cualquier otro animal, no tiene otro motor que su propia supervivencia, su propio interés, sin más límite para lograrlo que su propia capacidad (¡Hola, acaparadores!)

A La ley de la oferta y la demanda, la cantidad demandada de cloro fue mayor que la cantidad ofrecida, de modo que aumentó el precio y dado que hay muchos compradores para pocas unidades del bien se hizo necesario que se limitará el número de unidades a vender para alcanzar un punto de equilibrio.

Con el paso de las semanas las cosas han cambiado un poco, una tienda restringió la compra de algunos artículos para evitar el acaparamiento, las personas están promoviendo en sus redes sociales negocios locales con la esperanza de que subsistan. Se usa mucho más el servicio a domicilio, yo doy mejores propinas, se ha dejado de consumir gasolina pero los gastos no disminuyen, lo que me lleva a pensar en difundir mucho más el Capitalismo.

Consciente ahora que nos enfrentamos por un lado con el chafismo disfrazado de transformación y por el otro con el ímpetu de los hipsters (¿todavía existen o sólo los dejé de seguir en Twitter?) los comercios justo-vegano, los millennials y demás corrientes que abogan por un cambio en el sistema.

Ese cambio no forzosamente POR FAVOR nos tiene que llevar a probar las hieles del control del mercado, hay alternativas y si no las hay, tenemos que inventarlas.

Volviendo al cloro, Breff no me ha faltado, subió de precio desde hace unos meses, pero ese es otro tema, cloro, digo claro. Karen, el olor a cloro es el olor a limpio.

¿Y tú que opinas de las noticias?

© 2020 The Circle Of Opinion MX; todos los derechos reservados | ventas@thecircleofopinion.com.mx |